The Zephyr Bones, crónica del con cierto en El Sol

The Zephyr Bones Comienzo del concierto. | Foto: Luis Miguel del Campo.

Acompañando al grupo brasileño Boogarins, los chileno-barceloneses The Zephyr Bones fueron sin duda la gran sorpresa de la noche del 7 de septiembre en la mítica Sala El Sol de Madrid. Bajo la tutela del sello barcelonés La Castanya, este cuarteto medio chileno medio catalán, a caballo entre el lo fi, el psico pop y el garaje surf, dejó un muy buen sabor de boca en todos los presentes.

El grupo tiene innumerables registros, tanto en voces, con el trabajo de sus dos vocalistas, como en sonoridad y estilo. Combinan varios géneros con un repertorio que aun siendo por el momento corto, es muy variado y trae la frescura de la costa y la música que está de moda en el sur de California. Son los aires del Pacífico que sin duda los aporta ese componente chileno tan exótico.

Me gustó mucho su dominio de la reverberación, en la medida justa, y un lo fi que paradójicamente tiene una calidad excelente. En directo, tienen presencia, una imagen impecable, encanto y conocimiento para ganarse al público. Su concierto creció por momentos y, aunque son tremendamente sencillos, la modestia de todos sus componentes no pudo enmascarar que lo que teníamos ante nosotros era el preludio de un gran grupo. Ojo clínico el de La Castanya para este cuarteto y acierto, también, la elección del mismo como teloneros de Boogarins.

The Zephyr BonesThe Zephyr Bones

The Zephyr Bones Momento de su actuación en El Sol. | Foto: Mar de Miguel.

The Zephyr Bones Componentes del grupo. | Foto: Luis Miguel del Campo.